Adiantum, culantrillo, cabello de venus

Culantrillo de pozo

Culantrillo de pozo. Originaria de los países tropicales y templados, es quizás una de las plantas de interior más hermosas y elegantes. A pesar de su aspecto delicado, no es una planta difícil de cultivar en casa con tal de que se respeten sus exigencias e cuanto a humedad. El color verde de las hojitas varía del verde intenso al amarillo, hasta el color bronce.

Nombre científico:

Adiantum capillus-veneris

Nombre común:

Culantrillo, Culantrillo de pozo, cabello de venus, adiantum

Familia:

Polypodiaceae

Origen:

América meridional, Canadá, África del Sur, Europa meridional.

Descripción:

Helecho con hojas finas.

Tamaño:

50 cm de altura.

Floración:

No presenta.

Ubicación:

Planta de sombra.

Suelo:

Con mucha materia orgánica.

Riego:

Requiere humedad constante.

Abono y Fertilización:

Abono líquido para plantas verdes dos veces al mes durante el verano.

Poda:

De limpia quitando hojas secas.

Plagas y enfermedades:

Prácticamente ninguna; de vez en cuando son atacados por escamas.

Reproducción:

Se puede usar el sistema de la siembra de esporas, o también la división de rizoma.

Problemas:

Si nota sequedad en el follaje, es que no tiene una cantidad equilibrada de agua y humedad, por lo que debe pulverizarla y mojarla. Si las hojas están claras y descoloridas, la planta está demasiado expuesta al sol. Si las hojas se rizan, pero no se caen, hace demasiado frío: cámbiela de sitio.

Venta:

Se comercializa en maceta. Usado tradicionalmente como complemento en el tratamiento de las afecciones respiratorias como el asma.

Cuidados del culantrillo:

  • La temperatura puede variar entre los 15 y 18 °C, no debe superar nunca los 20 °C. En verano conviene ponerla al aire libre, en un lugar resguardado de la luz solar directa.
  • No debe exponerse nunca a los rayos del sol directos. Colóquela en un lugar con luz indirecta o tamizada.
  • Le gusta mucho la humedad, pero no el agua estancada. Se aconseja poner gravilla en el plato para que el agua acumulada no quede en contacto con el sustrato.
  • Si se respetan las exigencias de humedad y luz, el culantrillo crece muy deprisa, incluso puede doblar su tamaño en poco tiempo.
  • No mueva la planta del lugar donde la haya colocado a no ser que no le siente bien. En caso de que se seque, córtela al ras de la tierra y pulverícela dos veces al día con agua tibia.

Fotos de culantrillo:

A continuación te mostramos una galería con las mejores imágenes del culantrillo: